19 de octubre de 2017

RECUERDOS 4

Llueve como si se acabara el mundo.
De repente
me alejo de esta ventana
y aparezco en mi infancia.
En una ventana de sábado por la tarde.
Y al otro lado de la lluvia
en la calle vacía y oscura
aparece una vecina
bajo un paraguas medio roto
que el viento quería arrebatarle.
Una vecina amable.
Una vecina simpática.
Se agacha
y acuchilla una tras otra
las ruedas del coche de su marido.
Una vecina que ahora grita.
Una vecina que ruge.
Una vecina loca de celos.
Todavía la veo.
Desgreñada.
Empapada en agua.
Acuchillando con furia
las ruedas inocentes
para retener en casa a su marido.
Después la veo volviendo a su hogar.
Con el cuchillo iracundo colgando de la mano.
No sé si llora.
No sé si es la lluvia o el desamor
lo que se despeña desde sus ojos heridos.
Yo tenía apenas nueve años
y todavía hoy al recordarlo se me hiela el corazón.

18 de octubre de 2017

SE APAGA LA ROSA

Se apaga la rosa.
Agonizan sus pétalos.
No hay tierra
ni agua
ni sol milagroso
que resucite
su mágico encanto.
Es hora de morir
y entregar el alma
a un paisaje tristísimo
que la llora en silencio.

17 de octubre de 2017

LA PALOMA DE LA PAZ

La paloma de la paz
se ha pegado un tiro.
Ha dejado una nota:
"Me dais mucho asco".

16 de octubre de 2017

DELIRIOS TATUADOS

Deambulan perdidos
los delirios
en tu ausencia.
Te echan tanto de menos...
Soñaban.
Deseaban.
Suspiraban...
Ahora apenas salen de casa.
Están mustios.
Tienen la mirada perdida.
Intentan olvidarse de tu nombre.
Pero no lo consiguen.
Lo llevan tatuado en el corazón.

EL TRINO DE UN PÁJARO

Acabo de oír
el trino de un pájaro.
Otra vez.
Y otra.
Está contentísimo.
Oigo más trinos.
Está feliz.
Empieza otra vez
para él
la fiesta de la naturaleza.
Cielo despejado.
El sol asomando.
Nada de frío.
Y todo un día
para disfrutar
volando y picoteando.
Ha tenido suerte.
Nació pájaro.
Se libró de nacer humano.

15 de octubre de 2017

EN EL ORIENTE DE LA LOCURA

Va cayendo la tarde
en el oriente de la locura.
Hay campanas de silencio
resonando en los corazones helados.
No espero nada más que pasen las horas
y darle la mano a la desolación
para irnos a dormir abrazados una noche más.
Ya no espero nada de los futuros.
Se los han comido una manada de lobos.
Se los han comido una manada de locos.
Mañana volveré a despertar
en un manicomio inverosímil y autista
donde los chiflados mandan y los cuerdos vociferan.

SE ACABÓ EL CIRCO

Este blog
ya no es el que fue.
Me he cansado
de muchas cosas.
Lo he pulido.
Lo he limpiado.
Ahora sólo poemas.
Sin red social.
Sin obligaciones
ni contrapartidas.
Escribir y ya está.
Me corrijo.
Me arrepiento.
Y rectifico.
Se acabó el circo.
Más poesía
y menos hipocresía.

VOLVERÉ A MI CASA

Quizás haya un día
en que el mar
me abrace para siempre.
Un día embellecido
por la hermosura gris
del tiempo que no ha de volver.
Ese día seré pez y pájaro.
Seré ola, recuerdo y descanso.
Ese día por fin volveré a mi casa.

NADA SERÁ IGUAL

Nada será igual.
Día tras día
se quitan las caretas
y asoma
temible
y amenazador
el demonio que llevan dentro.

LA NUEVA MAÑANA

Aquí está
la nueva mañana
de un nuevo día.
Mirándome.
Burlona.
Sabe que estoy muerto.

14 de octubre de 2017

LOS PÁJAROS MUERTOS

Han vuelto
los pájaros muertos.
Han vuelto
a los árboles viejos.
Han vuelto
con mil trinos ciegos.
Han vuelto
con gran desconsuelo.

NI UN UYYYYYYYYY...

Sábado por la tarde
en el cementerio.
Dan fútbol por la televisión.
Buenos partidos.
Silencio.
No se oye ni un uyyyyyyyyy...
Nadie tiene el más mínimo interés.

CHUTANDO EL BALÓN

Oigo los niños jugar
y me hago recuerdo.
En la calle era feliz.
Era sudor y sonrisas.
Ojalá no hubiera crecido nunca.
Ojalá siguiera chutando el balón
todos y cada uno de los días de mi vida.

NO ME GUSTAN LOS HUMANOS

Ya me he ido de todas partes.
Lo he intentado desde niño.
Pero en ningún lugar
he encontrado paz y consuelo.
No son los sitios.
Son los humanos.
No me gustan.
Nunca me gustaron.
Detrás de cada mirada
hay un depredador
sin ética ni escrúpulos.
Da igual lo que digan.
Han aprendido a mentir
a engañar y disimular.
Tienen sonrisas hipócritas.
Y palabras embaucadoras.
No.
No me gustan los humanos.
Prefiero alejarme de ellos
y vivir los días
que me queden
en el desierto perdido
de mi corazón deshabitado.

APENADA Y ROTA

Apenada y rota
va por las calles
oscuras
y ciegas
la niña muerta.
La enterraron mal.