25 de mayo de 2018

CALEIDOSCOPOEMAS 23

Hoy ha sido un día de nadas.
Nadas brutales.
Nadas insoportables.
El vacío era Dios.
Y la desesperanza su espada de fuego.
A media mañana
he pensado seriamente
en la posibilidad de haber fallecido
y que se hubieran olvidado de avisarme.
Todo apuntaba hacia ahí.
El teléfono estaba mudo.
El correo eléctronico plagado de telarañas.
Las paredes hablaban entre ellas
y ni tan siguiera me han dado los buenos días.
Mi mesa me miraba y me guiñaba el ojo
diciéndome una y otra vez: venga tonto, vete ya!!!
Todo apuntaba a que me habían enterrado
y yo vagaba por los confines de mis desiertos
transformado en alma perdida sin futuro ni pasado.
Incluso he compuesto mi epitafio:
"Aquí yace Toro Salvaje.
Vino al mundo para nada
y en nada se fue a otra parte.
Si alguien lee estas palabras
que no llegue vivo al martes".
Jajajjaajjajajaaja... (risa desquiciada...)
Después la cosa ha ido empeorando.
He salido un rato a la calle y nadie me veía.
O disimulaban como inmejorables agentes secretos.
Pero no.
Estoy vivo.
Me he dado cuenta al cruzar un semáforo en rojo.
Un coche conducido por un vivo me ha pitado airado.
Eureka!!!
Existo todavía!!!
He vuelto a mi mesa y la he despertado con un beso.
Después he mirado el mail y había recibido un par de mensajes.
Y más tarde ha sonado el teléfono y alguien me ha llamado!!!
Pero la alegría dura poco en la casa del pobre.
El silencio ha renacido con enorme fuerza.
El reloj ya no me daba las horas, me daba el pésame...
Y poco a poco he vuelto al principio.
Hasta llegar a la pregunta de la que no quiero respuesta:
¿Todo lo que he vivido ha servido para llegar a esto?
Y más tarde: la reflexión poética:
"Qué has hecho con tu vida
cuando las horas son días
y el mundo te ha olvidado
en este desierto arrasado
donde te come la melancolía
como una serpiente maldita
que se enrosca en tu estómago
de hombre malherido y olvidado."
Al final le he hecho caso a mi mesa y he salido a la calle.
De momento los árboles no retiran sus sombras cuando paso por ellas.
Siempre me han querido mucho los árboles.
Yo también a ellos.
Desde bien pequeño
cuando trepaba por sus ramas
y me acurrucaba entre ellas protegiéndome del mundo de abajo.
Después he seguido caminando por las calles hasta llegar a la nada base.
Aquí el silencio es sepulcral.
Aquí las sombras me acarician cabizbajas cuando paso entre ellas.
Aquí la vida se paró hace tanto tiempo que no podría recordarlo.
Aquí los relojes sollozan escondidos entre las penumbras de los pasados.
Aquí las palabras van a su aire y forman frases que muchas veces no comprendo.
Pero da igual.
Aquí no pasa nada, aquí no pasa nada, aquí no pasa nada: aquí soy yo el maldito epitafio.

24 de mayo de 2018

OMMMMMMMMMMMM!!!

Paseo por el centro de Barcelona.
O era Londres?
O era París?
O era Roma?
O era Amsterdam?
O era Berlín?
Los turistas ya están por todas partes.
De vez en cuando
oigo a alguien hablar en catalán o castellano.
Pero son minoría.
Inglés, chino, ruso, alemán, italiano, japonés...
son los idiomas que más se escuchan.
Es como la torre de Babel pero de verdad.
Esta es la biblia del futuro.
La locura ya se ha desatado.
No hay ni un palmo de acera libre.
No hay ni un remanso de paz.
Todo son aglomeraciones y colas.
No pasa nada.
OMMMMMMMMMMMM!!!
Me pongo en modo recluso.
Ha llegado el tiempo de refugiarse en casa.

RUSIA MUY ILUSIONADA

Hoy los rusos
están de enhorabuena.
Hoy correrá el vodka
por todas sus ciudades
desde Asia hasta Europa.
Es un gran día para ese país.
La Madre Rusia
está muy ilusionada
con lo que puede suceder
dentro de muy pocas horas.
En Moscú las autoridades
están preparando
un discurso muy emotivo
para celebrar el acontecimiento.
El país entero está en vilo...
Y no me extraña.
No es para menos...
Si no ocurre nada extraño
hoy al mediodía
comeré un plato de ensaladilla rusa.

23 de mayo de 2018

EL MUNDO DE LOS PREMUERTOS

Anticiclón.
Calma chicha.
En todos los escenarios.
Es el mundo de los premuertos.
Mutismo invencible.
Afonía de emociones.
Las tormentas se han pegado un tiro.
Hay sangre de ausencias hasta en el ascensor.
De repente no queda nadie.
Los pasillos vacíos.
Ni siquiera ecos de aquellos que no están.
Todo desaparece.
Los colores palidecen.
Silencio.
Olvido.
Nada queda de lo que fue.
Es el preludio de un tiempo nuevo que se avecina.
No sé a quién le tocará enterrarnos.
Quizás ni lo hagan.
Nos hemos quedado atrás.
Perdidos en un tiempo que ya no es.
La vida es un caleidoscopio que se va agrietando.
De repente, un día, las piezas ya no encajan.
Miras y no hay geometrías bonitas.
Y los colores da pena verlos: tan fríos, tan cansados.
Entonces recoges tus recuerdos y tus anécdotas
y te vas caminando muy dignamente hacia ninguna parte.

POR BUEN CAMINO

Ejercicio sin fin.
Pesas.
Elíptica.
Nadar.
Bicicleta.
Estiramientos...
Voy por buen camino.
De seguir así
estoy convencido
que en el futuro
seré un magnífico cadáver.

22 de mayo de 2018

MANICOMIO 130

Terremoto Crazy se ha quedado sin habla
cuando ha visto ingresar a la nueva interna
una morenita de mil curvas hermosas
que se llama Luz Divina Sagrario Piadosa.
De su cuello cuelga una enorme cruz de hierro
está todo el rato santiguándose
habla con santos y vírgenes imaginarios
y parece muy graciosa porque no para de reír sola.
Terremoto Crazy se ha quedado prendado
y le ha hecho de cicerone delicado y galante
enseñándole todas las dependencias del manicomio.
Incluso las que sólo él conoce.
Y cuando estaba en la habitación secreta del sótano
donde guarda una cama plegable tras unos cartones
Terremoto Crazy le ha dicho que estaba enamorado de ella
y que podrían tener una docena de hijos loquitos
antes de que de aquí unos cuantos años les dieran el alta
por lo que sería aconsejable ponerse ahora mismo a intentarlo
tras autocasarse por el rito católico gagá
del cual Terremoto Crazy es el represante de Dios en la tierra.
La morenita curvilínea lo ha mirado con ojos como platos
y de repente se ha quitado la cruz de hierro
y arreándole con todas sus fuerzas en la cabeza
se ha escapado corriendo y santiguándose por los pasillos
con todas sus curvas centrifugando a la máxima velocidad
mientras gritaba a pleno pulmón "Este tío es el rey de los diablos locos!!!".

CAMPANAS EN EL CORAZÓN

Ya nadie oye
campanas en el corazón
cuando piensa en mi nombre.
La sombra de vivir
es cada vez más y más alargada.
Me voy haciendo olvido.
Me voy haciendo nada.
Poco a poco...
arrancándome de los sueños
Poco a poco...
arrancándome de la esperanza.

21 de mayo de 2018

TORMENTAS DE EMOCIONES

Retazos de ayeres
que flotaban
en el pozo de los años muertos
resucitan en el tiempo de los ahoras.
Y todos a la vez.
Pero yo ya no soy el que era.
De mí sólo queda el nombre y la desmemoria.
Cómo zurcir las emociones que fueron descosidas?
Y sin embargo los pasados vuelven.
Y aparecen otra vez esos nombres.
Y aparecen otra vez con vidas
que ya hace mucho que desconozco.
Yo no tengo máscaras ni mentiras en la boca.
Tormentas de emociones en el horizonte.
Quién mueve los hilos de esta vida tan desquiciada?

20 de mayo de 2018

HIJOS ETERNOS

Van naciendo
los poemas
de todo lo que soy.
Hijos eternos.
Hijos de mi alma.
Hijos de mi corazón.
Uno tras otro.
Los visto.
Los bautizo.
Les doy un beso.
Y emocionado les digo adiós.

HORAS INOCENTES

Se despierta el domingo
con una promesa 
de horas inocentes
que están por estrenar.
Horas nuevas.
Horas magníficas.
Horas inmaculadas
Las miro con dulzura.
Me miran con ojos interrogadores.
Tienen curiosidad.
Están nerviosas.
Suspiran muy, muy, muy bajito.
Algunas incluso tiemblan.
Las acaricio una a una.
Pobrecillas.
No sé como decírselo.
Me apena su futuro.
No saben aún su mala suerte.
No saben que están
con el hombre del tiempo malherido.

19 de mayo de 2018

LÁGRIMAS DE AMOR

Hay palabras
que son lágrimas
de latidos estremecidos.
Lágrimas de letras
que viajan de corazón a corazón.
Hay palabras y emociones
que se visten con lágrimas de amor.

TRANSCURRO Y FANTASEO

Inasequible como el vacío
que brota innato
en la sombra de la nada
transcurro y fantaseo
entre los días que me rodean.
Ahí donde el viento llora olvidado.
Ahí donde la lluvia cae hacia arriba.
Ahí donde la luna entra por la ventana
y me invita a besarla entre la penumbra.

18 de mayo de 2018

SALTOS EN EL TIEMPO

Voy dando saltos en el tiempo.
No lo busco.
Sucede.
No sé quién mueve los hilos.
Pero sucede.
Ahora es tiempo de soles y sonrisas.
Y lo que no era vuelve a ser.
Aparecen los nombres otra vez
con los cuerpos algo más viejos.
Y me entregan su mano y su amistad.
Yo no me creo nada.
Incluso me parece que las paredes
se mueven casi imperceptiblemente.
Tiene la pinta de ser un decorado.
Una escena improvisada.
Una página en blanco del guión.
Algo no cuadra.
No digo nada.
Estoy un rato con ellos y hablo de sus cosas.
Las mías me las guardo pues es lo único que tengo
y no puedo permitir que nada ni nadie las contamine.
Mis secretos morirán conmigo.
Después me escapo.
Y salgo a la calle.
Y aparecen otros nombres que yo conocía.
Y derrochan simpatía y fingen alegría de verme.
Empiezo a pensar que el día de hoy no ha sucedido.
Que es un día de relleno.
Que el que mueve los hilos ha tenido que usar un recambio
porque se le ha estropeado el motor que mueve mi condena.
No pasa nada.
Cuando puedo me escapo del escenario
y me alejo por calles que no acostumbro a frecuentar.
Por ellas pasean personas que jamás he visto.
Ya no hay nadie que pertenezca a mi pasado.
Poco a poco vuelvo a respirar con normalidad.
Han pasado unas pocas horas y el tiempo vuelve a su sitio.
Estoy en el espejo.
Existo.
Respiro.
Escribo.
La soledad y el silencio vienen y me besan.
Parece que el motor de mi condena ya ha arrancado.
Voy a intentar olvidar lo que esta sospechosa mañana ha sucedido.

17 de mayo de 2018

EL LOCO DEL INTERRUPTOR

A veces veo vivos.
Pero luego se mueren.
Hay un loco en el cielo
que acciona el interruptor
cuando le da la santísima gana.
Tú naces.
Tú mueres.
Tú naces.
Tú mueres.
Tú naces.
Tú mueres.
Y aquí abajo
las futuras víctimas
se pasan la vida
haciendo planes de noséqué.
Tú naces.
Tú mueres.
Tú naces.
Tú mueres.
Tú naces.
Tú mueres.
Mientras tanto abren blogs
escriben poemas, hacen yoga
ven series y películas
leen libros, hacen cursillos
y por increíble que parezca
no dejan de pensar en su futuro.
Tú naces.
Tú mueres.
Tú naces.
Tú mueres.
Tú naces.
Tú mueres.

16 de mayo de 2018

MUERTOS Y MENTIRAS

Se nombra al muerto
como mínimo una vez al año.
Se le recuerda.
Se miran fotos.
Se olvida lo malo.
Las ganas que algún día
teníamos de que se muriera.
Lo sinvergüenza que a veces era.
Sus falsedades.
Sus mentiras.
Sus hipocresías.
Se olvidan todos sus defectos.
Y se le llora un rato.
Hasta que en la televisión
da comienzo nuestra serie preferida
y el muerto vuelve a la nada que lo cobija.